casa de Caterina y Guillem

en colaboración con Anna Puigjaner y Guillermo López arqtos.

La casa estaba deshabitada desde hacía años pero había un vínculo sentimental fuerte. El objetivo era evitar que acabara de arruinarse y rehabilitar la estructura.