Por qué

En nuestra tradición vemos al arquitecto como un personaje que nos queda lejos, no nos queremos acercar a él porque cobra mucho, así que le pedimos “cuatro rayas”.

Siempre ha habido pequeñas obras de autoconstrucción, que puede ser una solución. Pero a veces estas intervenciones no acaban como nos gustaría: habitaciones oscuras que no ventilan o patios que quedan reducidos a la mínima expresión son algunos ejemplos de ello.

Pensamos que os podemos ayudar. Se trata de dejar de ver al arquitecto como un obstáculo y de que trabajemos conjuntamente.

Las consultas pueden ser útiles para:

  • Descubrir si vuestra vivienda se adapta a vuestras necesidades y deseos de la mejor manera posible
  • Obtener asesoramiento para la autoconstrucción
  • Hacer que cada pequeña intervención tenga sentido
  • Ampliar posibilidades no contempladas anteriormente
  • Prever opciones de crecimiento con la evolución de la familia

cómo

Reunimos a la familia, escuchamos a todos los miembros. Con el método que usamos, distinguimos con vosotros, a partir de lo que pedís, lo que queréis.

para quién

Las consultas pueden ser para todo el que no acabe de encontrarse bien en su casa pero los momentos más frecuentes que requieren cambios del hábitat son:

  • Una pareja acabada de formar

Las que tienen suerte pueden ir a vivir a un piso de la familia, otras van de alquiler pero, ¿Cómo hacerlo para que ese espacio sea “nuestro hogar”?

  • Llega el primer hijo

Y le preparamos su espacio y el de sus cosas

  • Los hijos crecen

Llega una edad en que los hermanos, que hasta ahora vivían juntos, reclaman su propio espacio. No necesariamente tiene que hacerse un nuevo dormitorio, hay soluciones imaginativas más económicas.

  • Trabajo en casa

El padre o la madre deciden trabajar en casa. Si no se había previsto, puede ser que haga falta una intervención.

  • Los hijos se van

¿Entonces, qué pasa con ésta casa que habíamos pensado para toda la familia?

  • Familiares que necesitan ayuda

En caso de enfermedad o de que necesiten más atención. Puede que tengamos que instalarnos provisionalmente en su casa o que ellos vengan a la nuestra.